Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Universidad’

Dicen que el dinero no crece en los árboles, pero un supervisor en el Parque Central de Nueva York encontró una vieja billetera dentro de un árbol muerto.

Un carterista robó la billetera de cuero azul hace 27 años. La hallaron en el hueco de un cerezo moribundo cerca del lugar donde a Ruth Bendik le robaron la suya mientras corría la Maratón de Nueva York en 1982.

Bendik, de 69 años, dijo que lo único que faltaba era un billete de 20 dólares. Las tarjetas de crédito estaban ahí, lo mismo que su credencial de estudiante de la Universidad de Columbia y otra de empleada del centro oncológico Sloan-Kettering.

El empleado dijo que encontró la billetera bajo un metro de hojas muertas. La policía reportó el hallazgo a Bendik el día siguiente.

AP.-

Read Full Post »

Broadway y Séptima avenida se cruzan a la altura de la calle 46 en Times Square, el centro de Manhattan, ese baño de luz y rascacielos que el mítico escritor Jack Kerouac describiera como el nido en el que “despiertan las altas torres de la tierra”.La esquina -una cornucopia de tránsito, sirenas y olores de lluvia y rancios hot dogs, coronada por una gigantografía azul y blanco nupcial que promociona el musical Mamma Mía y que se enfrenta calle de por medio la chica robot del anuncio de Svedka Vodka- es la elegida por Marshall Berman para nuestro encuentro.

Berman, autor de Todo lo sólido se desvanece en el aire, uno de los libros que marcara a fuego a la crítica cultural y urbanística a principios de los ochentas, aguarda reclinado sobre un cantero desierto de flores. Comienza a llover y el hombre, vestido de pantalón aviador y la típica camisa con John Lennon frente a la Estatua de la Libertad, me saluda e inmediatamente propone recorrer la “Plaza Urbana”, este espacio que pocos días atrás la comisionada de transportes de la ciudad Janette Sadik-Khan incrustara como un marcapasos en el corazón de Times Square.

La nueva zona peatonal de más de 5.500 metros cuadrados poblada de sillas y mesitas de colores, que se sumará a los recientemente adicionados 1.500 kilómetros de bicisendas para convertir a Nueva York en una ciudad más amigable y vivible, no sólo ha generado revuelo sino una gran cantidad de preguntas. Entre ellas una que le interesa especialmente a Berman, ¿cómo será la Nueva York del futuro?

On the Town, el trabajo más reciente del autor, tiene que ver con esta evolución. En el libro, Berman construye una historia cultural de los cien años de Times Square, desde sus inicios como centro de entretenimiento hasta su más reciente transformación.

Entre una marea de transeúntes somos pocos los que bajo la escasa lluvia nos animamos a sentarnos en las reposeras provistas por la ciudad. Berman, quien parece satisfecho con el cambio, señala a una muchacha, también sentada, que a pocos metros de donde nos encontramos lee un libro bajo su paraguas.

“El alcalde más amado en Nueva York fue Fiorello La Guardia”, comienza mientras se acomoda la barba descomunal. “Fue el alcalde de la ciudad y de la gente durante los años 30 y los 40. Era parte italiano, parte judío, nacido y criado en el East Harlem. Fue el abogado de los trabajadores y de los diferentes movimientos sindicales. De hecho, se convirtió en una de las voces de la gente común de un modo nunca visto antes en la ciudad. Sin embargo, una de las cosas que hizo y de las que se enorgullecía fue convertir en ilegales a los cafés en las veredas de la ciudad. Se deshizo de cientos de cafés en las aceras pues para él estos cafés eran la encarnación de la maldad, eran decadentes. Eran la manifestación de algo ajeno a Nueva York, podían formar parte de una ciudad ociosa, con gente sin hacer nada, sin trabajar, pero no eran algo digno de esta ciudad. Él decía: “Nueva York no es París, Nueva York no es Venecia, somos una ciudad que trabaja”. Y hoy podemos ver lo ridículo de esta afirmación. Sin dudas, con todo lo bueno de La guardia, esto muestra el costado más reaccionario y provinciano de la izquierda neoyorquina”.

Enamorado de la ciudad “como concepto” Berman asegura que hace ya años que no vacaciona en una playa o en una montaña, y que prácticamente le ha dedicado la vida entera a comprender cómo estos gigantescos conglomerados de gente y tránsito nacen, llegan a su madurez y en algunos casos desaparecen.

“John Lindsay fue alcalde de la ciudad entre 1965 y 1973, y su primera acción de gobierno fue, por decisión ejecutiva, abrir de nuevo los cafés en las aceras”, recuerda. “Su segunda medida ejecutiva fue prohibir el acceso de automóviles a los parques de la ciudad. Central Park se había convertido en una especie de autopista a través de la ciudad. Y él limitó la circulación de autos, y la prohibió por completo durante los fines de semana, con el objetivo de que uno pudiese llevar a su familia al parque y divertirse, correr, andar en bicicleta. Básicamente creó el Central Park que hoy disfrutamos y que muchas veces la gente toma como dado. Nadie recuerda que pocos años atrás el parque era completamente diferente, mucho menos amigable.

(más…)

Read Full Post »