Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Taxi’

La revista de viajes Concierge señala qué lugares sobrevalorados o repletos de turistas hay que evitar y entrega los mejores datos.

1. Cenar en el Times Square
Es entendible la atracción que produce entre los visitantes de Nueva York el Times Square, con sus hipnóticas luces de neón, historia y desenfrenado consumismo. Lo que no es comprensible es que alguien quiera comer ahí en cadenas de restaurantes del tipo Applebee’s, ni menos tomarse una foto con naked cowboy.

Sugerencia: A Times Square la llaman “el centro del mundo”, pero la ONU de la gastronomía está dos cuadras al este, en el famoso Hell´s Kitchen. La Novena Avenida está abarrotada de pequeños restaurantes y picadas, ideales para una rápida comida a precio razonable. Vaya al Pam Real Thai (404 W. 49 th St.) si quiere saber cómo es la verdadera comida de Bangkok o al Meskerem (468 W. 47th St.) si busca una experiencia etíope.

2. Subir al Empire State
¿Conoce esas montañas rusas donde se espera varias horas para hacer un viaje de dos minutos? Subir hasta el tope del Empire State es parecido, no espere, es exactamente como eso, y aunque la vista es espectacular, simplemente no tendrá el ánimo cuando llegue ahí tras largas y variadas filas para los ascensores y comprar el ticket de entrada. Sin agregar a lo anterior el atochamiento para descender.

Sugerencia: Tome esos US$ 20 que vale el ingreso y gástelo en un martini de manzana mientras observa la ciudad desde el piso 65 del Rockefeller Plaza número 30, donde se ubica el glamoroso bar de estilo art decó, Rainbow Room. Incluso, puede llegar hasta el mirador en el piso 70 (foto principal) y sacarles la lengua a los turistas del Empire.

3. Comer un Hot dog callejero
Tal como los taxis amarillos, devorarse un hot dog al paso en los carritos de coloridos quitasoles es, a estas alturas, un clásico de la ciudad. Okey. No toda la comida callejera es mala y en algunos países son tal vez lo más representativo del lugar. ¿Pero está seguro de querer gastar US$ 2 en un lacio pan con salchichas de dudosa procedencia, que han permanecido horas en el agua condimentadas con mostaza fosforescente?

Sugerencia: Nueva York es una de las capitales gastronómicas del mundo y aquí hasta los hot dogs tienen su lado gourmet: vaya a Dogmatic, ubicado en el lado norte de Union Square (26 E. 17 th Street) donde podrá saborear, por US$ 4,50, salchichas de vacuno, pollo, cerdo o cordero, traídas de granjas regionales y hechas a mano, dentro de pan recién amasado y condimentadas con salsas del tipo trufa-gruyére, yogurt-menta o queso-jalapeño.

4. Festejar en Meatpacking District
Esta pequeña área del Greenwich Village, junto al río Hudson, alguna vez fue un lugar de la ciudad famoso por sus decadentes bares y clubes. Ahora, el Meatpacking District hierve los fines de semana con bares, clubes y grupos de ruidosas, blondas, delgadas y tambaleantes chicas. Aunque durante el día es otra historia, con sus muy buenas tiendas de diseñadores y sus calles que atestiguan su pasado de barrio matadero.

Sugerencia: Si quiere diversión nocturna, vaya a Lower East Side. Franqueado por Chinatown, East Village y Soho, es uno de los más entretenidos barrios de la ciudad. Y para los que no temen explorar, Brooklyn se ha transformado en el lugar de moda para festejar de noche.

5. En carruaje en Central Park
Pasear al atardecer en carruaje por este famoso parque puede ser el epítome del romanticismo, pero la verdad es que a esa hora los caballos estarán cansados, el conductor será menos interesante que un talk show de Checho Hirane y avanzará todo el trayecto por avenidas congestionadas, con la imagen de otra carroza frente a la suya y el fresco olor de sus bostas.

Sugerencia: Sin duda que el mejor momento del día para conocer este icono es durante la mañana, cuando no hay mucha gente, los verdes prados están frescos y el ánimo dispuesto para salirse de las avenidas principales. Levántese temprano, vaya a la cafetería más próxima (pídalo doble), entre por la Quinta Avenida y camine hacia el centro del parque como un verdadero local.

Anuncios

Read Full Post »

Nueva York siempre ha sido un escenario ideal para ligar y el cine sin duda se ha ocupado de idealizarlo. La ciudad se caracteriza por ser una metrópolis de almas dinámicas, trabajadoras, creativas pero absolutamente solitarias que anhelan conectar intensamente con otras.
brooklyn love

En esta urbe vertical viven más de 8 millones de personas prácticamente escalonadas en espacios diminutos. Su mayoría son solteros cuya edad promedio gira entre los 33 y 36 años. Por eso para los jóvenes profesionistas resulta normal sentirse a gusto en cualquier lugar y sobretodo charlar con extraños porque la noche con sus bares, antros y restaurantes es de todos y para todos, y ligar mas allá de ser algo normal es parte de lo cotidiano.

En los últimos meses la actividad de ligar en la Gran Manzana se ha visto profundamente afectada por el cataclismo de Wall Street y la creciente recesión económica que ha dejado sin empleo a más de 361 mil personas, sin duda la gente tiene más tiempo pero menos dinero.

Salir cuesta caro y más para el hombre que suele invitar la cena y las copas, al menos en la primera cita. La cuenta de la noche para darnos una idea en un lugar moderado podría sumar entre cena, cócteles que cuestan unos 16 dólares cada uno y los taxis, unos $200 dólares mínimo.

Sin embargo la crisis económica no esta frenando ligar, sino todo lo contrario.

En tiempos difíciles la gente necesita sentirse querida, apoyada y anhela, conectar con otras sobretodo si han perdido sus trabajos, si han roto con sus parejas anteriores o si se están divorciando.

No sorprende que millones de personas en Estados Unidos estén usando los servicios de buscar pareja que ofrecen más de mil 500 sitios en Internet. Se reporta un incremento hasta de 70% del tráfico de encuentros virtuales en muchos de estos sitios como Perfectmatch.com, SpeedDate.com, Chemistry.com y Matchmaker.com comprado con el del año pasado.

Pero el ligue virtual no consuela del todo a las almas solitarias de Manhattan que se resisten a pasar la noche en vela pegadas a las computadoras mientras ven escaparse por la ventana la vida y su infinidad de posibilidades.

Nuevas tendencias surgen para acomodar el romance a la austeridad de los tiempos. Una de ellas es la de compartir la cuenta de la cena, las copas y el taxi. Otra es evitar comprar rosas a la salida de los restaurantes y optar por tomar el metro, el autobús o caminar.

Caminar siempre puede resultar muy romántico y la ciudad ofrece un sin fin de paseos increíbles que no cuestan nada como cruzar de la mano el Puente de Brooklyn, recorrer después el Barrio Chino, luego la Pequeña Italia, SOHO y terminar en Greenwich Village tomándose un helado en Bleeker Street.

Igualmente ahora con el buen tiempo del verano las parejas están considerando evitar los restaurantes y en cambio prefieren comprar comida en el supermercado así como una botella de vino y llevárselo a Central Park para presenciar con un brindis desde un lugar frondoso el atardecer en el parque. Las salidas a las pizzerías y al cine también son opciones que las parejas barajean para cortar gastos.

Por último aquellos que gustan, saben cocinar y cuentan con una cocina normal y funcional la mejor alternativa de la recesión sería quizás preparar en pareja una cena y brindar serenamente con la luz de las velas mientras la ciudad brilla y palpita sin que ninguno de los dos tengan que pagar y dividir cuentas ni dejar propinas.

Ahora bien, queda por verse si esta alternativa, sin duda más osada, funcionaría de preámbulo romántico o no para dos extraños que anhelan leerse y conocerse en un terreno seguro, abierto y neutral sin necesidad de lavar platos ni subir escaleras y ascensores.

El País.-

Read Full Post »