Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Naked Cowboy’

La revista de viajes Concierge señala qué lugares sobrevalorados o repletos de turistas hay que evitar y entrega los mejores datos.

1. Cenar en el Times Square
Es entendible la atracción que produce entre los visitantes de Nueva York el Times Square, con sus hipnóticas luces de neón, historia y desenfrenado consumismo. Lo que no es comprensible es que alguien quiera comer ahí en cadenas de restaurantes del tipo Applebee’s, ni menos tomarse una foto con naked cowboy.

Sugerencia: A Times Square la llaman “el centro del mundo”, pero la ONU de la gastronomía está dos cuadras al este, en el famoso Hell´s Kitchen. La Novena Avenida está abarrotada de pequeños restaurantes y picadas, ideales para una rápida comida a precio razonable. Vaya al Pam Real Thai (404 W. 49 th St.) si quiere saber cómo es la verdadera comida de Bangkok o al Meskerem (468 W. 47th St.) si busca una experiencia etíope.

2. Subir al Empire State
¿Conoce esas montañas rusas donde se espera varias horas para hacer un viaje de dos minutos? Subir hasta el tope del Empire State es parecido, no espere, es exactamente como eso, y aunque la vista es espectacular, simplemente no tendrá el ánimo cuando llegue ahí tras largas y variadas filas para los ascensores y comprar el ticket de entrada. Sin agregar a lo anterior el atochamiento para descender.

Sugerencia: Tome esos US$ 20 que vale el ingreso y gástelo en un martini de manzana mientras observa la ciudad desde el piso 65 del Rockefeller Plaza número 30, donde se ubica el glamoroso bar de estilo art decó, Rainbow Room. Incluso, puede llegar hasta el mirador en el piso 70 (foto principal) y sacarles la lengua a los turistas del Empire.

3. Comer un Hot dog callejero
Tal como los taxis amarillos, devorarse un hot dog al paso en los carritos de coloridos quitasoles es, a estas alturas, un clásico de la ciudad. Okey. No toda la comida callejera es mala y en algunos países son tal vez lo más representativo del lugar. ¿Pero está seguro de querer gastar US$ 2 en un lacio pan con salchichas de dudosa procedencia, que han permanecido horas en el agua condimentadas con mostaza fosforescente?

Sugerencia: Nueva York es una de las capitales gastronómicas del mundo y aquí hasta los hot dogs tienen su lado gourmet: vaya a Dogmatic, ubicado en el lado norte de Union Square (26 E. 17 th Street) donde podrá saborear, por US$ 4,50, salchichas de vacuno, pollo, cerdo o cordero, traídas de granjas regionales y hechas a mano, dentro de pan recién amasado y condimentadas con salsas del tipo trufa-gruyére, yogurt-menta o queso-jalapeño.

4. Festejar en Meatpacking District
Esta pequeña área del Greenwich Village, junto al río Hudson, alguna vez fue un lugar de la ciudad famoso por sus decadentes bares y clubes. Ahora, el Meatpacking District hierve los fines de semana con bares, clubes y grupos de ruidosas, blondas, delgadas y tambaleantes chicas. Aunque durante el día es otra historia, con sus muy buenas tiendas de diseñadores y sus calles que atestiguan su pasado de barrio matadero.

Sugerencia: Si quiere diversión nocturna, vaya a Lower East Side. Franqueado por Chinatown, East Village y Soho, es uno de los más entretenidos barrios de la ciudad. Y para los que no temen explorar, Brooklyn se ha transformado en el lugar de moda para festejar de noche.

5. En carruaje en Central Park
Pasear al atardecer en carruaje por este famoso parque puede ser el epítome del romanticismo, pero la verdad es que a esa hora los caballos estarán cansados, el conductor será menos interesante que un talk show de Checho Hirane y avanzará todo el trayecto por avenidas congestionadas, con la imagen de otra carroza frente a la suya y el fresco olor de sus bostas.

Sugerencia: Sin duda que el mejor momento del día para conocer este icono es durante la mañana, cuando no hay mucha gente, los verdes prados están frescos y el ánimo dispuesto para salirse de las avenidas principales. Levántese temprano, vaya a la cafetería más próxima (pídalo doble), entre por la Quinta Avenida y camine hacia el centro del parque como un verdadero local.

Read Full Post »

No importa si el día está soleado o lluvioso, él se para en Time Square a rasguear su guitarra y croar una melodía, vestido solamente con sus botas de vaquero y un calzoncillo ajustado en el que algunas veces inscribe mensajes.
55194971Para muchos, el Vaquero Desnudo es otro actor callejero, y no de los mejores. Pero después de pavonearse diariamente ante grupos de turistas que le dejan dinero, este personaje se marcha a casa convencido de que se ha convertido en “el animador más celebrado de todos los tiempos”.

“Me he convertido en el símbolo más atractivo de la ciudad de Nueva York”, dijo a Reuters el Vaquero, también conocido como Robert John Burck. “Estoy listtua de la Libertad lance su antorcha y regrese nadando a Francia”, agregó.

¿Y qué hay con el edificio Empire State? Ah, eso es una atracción de segunda mano, según el Vaquero.

Además de sus botas de vaquero con espuelas y sus ajustados calzoncillos, el Vaquero, oriundo de Ohio, usa un sombrero blanco de ala ancha sobre su cabellera rubia para las presentaciones que hace en Time Square desde hace tres años.

Con un torso musculoso, este tipo de Schwarzenegger (Arnold) de esquinas deja de cantar y de tocar la guitarra cuando uno de los muchos turistas, en su mayoría mujeres, que lo contemplan quiere tomarse una foto con él.

“El dólar en la bota, no hay espacio en el calzoncillo”, dice cuando el turista no ve el letrero de “propina” inscrito en sus botas blancas. Según el Vaquero, gana entre 700 y 1.000 dólares diarios como promedio.

Burck se para en una islote de peatones en el centro de Broadway y comienza su actuación en medio del ruidoso tráfico de Manhattan, teniendo como fondo los anuncios lumínicos del distrito teatral de Nueva York.

En su página de Internet (www.nakedcowboy.com) este hombre de 32 años cuenta que hace tiempo se fijó la meta de convertirse en el animador más famoso de todos los tiempos. Y a la pregunta de si ha logrado su plan, Burck contesta afirmativamente.

“He trabajado más que cualquier otro animador en la historia mundial”, dijo. “Si no se ha visto, es porque se ha hecho de manera individual”.

Fama individual

Al comparar su fama con la de Jennifer López, Burck dijo: “J.Lo aparece en TV y millones de personas la ven. Yo también aparezco ante millones de gente”. La diferencia, según él, es que sus admiradores lo contemplan individualmente.

La página de Internet de Burck brinda abundantes detalles sobre una carrera que parece haber sido más impulsada por la ambición que por el talento.

Su primera incursión en el mundo del espectáculo fue en 1997, cuando ganó un concurso de radio en Cincinnati. El premio le permitió viajar a California donde apareció como extra en la serie de televisión “Guardianes de la Bahía”. Pero su presencia ante la cámara sólo duró “alrededor de dos segundos”.

Burck tomó unas muy necesitadas clases de vocalización en su Ohio natal, luego su madre le prestó una vieja guitarra y se marchó a Nashville con planes de convertirse en un famoso cantante de música “country”.

Cuando vio sus sueños frustrados, regresó a California para tocar la guitarra a cambio de donaciones en la playa Venecia. El primer día sólo recaudó 1,02 dólar y entonces un amigo le aconsejó que creara algo novedoso.

“Toca en calzoncillos”, le dijo el amigo. “Eso los hará detenerse”.

Al día siguiente, Burck regresó al lugar con botas de vaquero, un sombrero y cubriendo su desnudez con calzoncillos solamente. Así nació el Vaquero Desnudo.

En la actualidad, Burck tiene una maleta llena de calzoncillos blancos de algodón. La mayor parte dice “Naked Cowboy” (Vaquero Desnudo), su marca registrada, en letras rojas y azules inscritas en la parte posterior. Pero durante la guerra contra Irak, se leía en su trasero: “Abajo Saddam”.

“Soy el epítome de lo que es Estados Unidos”, dijo.

“Se trata de una iniciativa personal, de ingenuidad, espíritu empresarial, capitalismo, mercados libres. Esto es lo máximo que se puede hacer en Estados Unidos”, añadió.

Reuters.-

Read Full Post »