Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cultura’

Diez bailarines mexicanos del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) terminan su participación en la temporada de verano de la compañía José Limón, uno de los grupos de danza contemporánea de Nueva York con mayor reconocimiento en el mundo.

Los mexicanos ejecutaron del 8 al 12 de junio la pieza Missa Brevis, compuesta por José Limón, bailarín originario del estado de Sinaloa, y uno de los coreógrafos más influyentes de la danza moderna.

“Limón (1908-1972) fue uno de los pioneros de la danza. Además, nosotros fuimos la primera compañía que sobrevivió la muerte de su fundador. Y ahora no sólo influimos a través de su obra sino también por la de los coreógrafos que siguen su legado”, afirmó Gabriela Poler-Buzali, directora de la Fundación José Limón.

En entrevista, Poler-Buzali indicó que el proyecto que se concretó en el teatro Gerald E. Lynch del John Jay College, como parte de la temporada de verano de la compañía en Nueva York, fue planeado durante cinco años.

La pieza Missa Brevis fue compuesta por Limón en 1957 con la idea de que fuera ejecutada con 26 bailarines, en tanto que la compañía actualmente consta solamente de 13 elementos.

El grupo de danza entonces reclutó bailarines locales de las 26 ciudades de Estados Unidos en donde montó recientemente la pieza.

Para su presentación internacional, la compañía inició con México, en donde también integró 13 bailarines locales.

Ahora, para la temporada de verano en Nueva York –a cuya gala asistieron el cónsul general de México en esta ciudad, Carlos Sada, además de los empresarios Agustín e Isabel Coppel–, los mexicanos se reintegraron, como un homenaje a las raíces latinas de Limón.

“Pese a haber hecho su carrera en Nueva York, Limón nunca se cambió el nombre y mantuvo su cultura y su herencia a flor de piel”.

“Aún al final de su trayectoria compuso piezas con títulos como La Malinche, donde expresaba sus orígenes”, declaró Poler.

Durante la temporada de verano de la compañía en la ciudad se interpretaron además de las piezas de Limón, obras de Jonathan Frederickson y Jiri Kylián. La participación de los bailarines mexicanos fue copatrocinada por el Instituto de Cultura de México en Nueva York.

Los participantes son James Brenneman III, Víctor González, Gregory Livingston, Marina Eugenia Acevedo, María de Jesús Bautista, Emmanuel Becerra, Israel Chavira y Javier Arath López Ochoa, Nora Margarita Pérez Corona, Citlali Quintero, Roberto Robles, Lizette Marisol Sánchez, Henry Tema González, Oscar Velázquez.

Read Full Post »

El Puente de Brooklyn (conocido inicialmente como “Puente de Nueva York y Brooklyn”) une los barrios de Manhattan y Brooklyn en la ciudad de Nueva York. Fue construido entre 1870 y 1883 y, en el momento de su inauguración era el puente colgante más grande del mundo (mide 1825 metros de largo, y la luz entre pilas es de 486,3 metros, record de luz hasta que en 1889 se construye el Forth Bridge, con una luz máxima de 521 m. También fue el primero suspendido mediante cables de acero. Desde entonces, se ha convertido en uno de los símbolos más reconocibles de Nueva York.

Brooklyn Bridge
El Puente fue diseñado por una firma de ingenieros propiedad de John Augustus Roebling, de Trenton (Nueva Jersey). Roebling y su firma habían construido anteriormente puentes colgantes más pequeños, como el Acueducto de Delaware en Lackawaxen (Pensilvania), el Puente Colgante de Cincinnati (Ohio) o el Puente Colgante de Waco (Texas), que sirvió como prototipo para el diseño final del Puente de Brooklyn.Durante el proceso de construcción, Roebling se fracturó gravemente un pie cuando un ferry chocó contra un muelle; pocas semanas más tarde, murió de tétanos a causa de la amputación de los dedos del pie. Su hijo, Washington Roebling, le sucedió en el cargo, pero sufrió una enfermedad causada por su trabajo en los pozos de cimentación, el síndrome de descompresión o “enfermedad de los buzos”. La esposa de Washington, Emily Warren Roebling, se convirtió en su ayudante, aprendiendo ingeniería y comunicando las instrucciones de su marido a los ayudantes sobre el terreno. Cuando el puente se abrió al público, ella fue la primera persona en cruzarlo. Su marido en cambio raras veces visitó su obra, ya que vivía en Trenton (Nueva Jersey), durante el proceso de construcción. El puente es de estilo gótico, por los arcos de medio punto en las torres; durante muchos años estas fueron las torres más altas de todo el hemisferio occidental.

Construcción y apertura

La construcción del Puente de Brooklyn comenzó el 3 de enero de 1870, y concluyó trece años más tarde, el 24 de mayo de 1883, cuando fue abierto al público. El primer día lo cruzaron un total de más de 1800 automóviles y 150.000 personas. En su construcción se gastaron 15,1 millones de dólares y murieron 27 personas. El Puente está construido con piedra caliza, granito y cemento. Su estilo arquitectónico es neogótico, con sus característicos arcos apuntados en las dos torres laterales.

Pese a que en la época en que se construyó no se realizaban pruebas de aerodinámica a los puentes (esta técnica sólo comenzó a emplearse en los años cincuenta del siglo XX), la estructura abierta del puente evitó que hubiera problemas de estabilidad debido al viento. Además, Roebling había calculado que con los soportes de cable metálico el puente era seis veces más resistente de lo estrictamente necesario, lo que explica que todavía se mantenga en pie cuando gran parte de los puentes colgantes construidos en la misma época han tenido que ser sustituidos. Por otra parte, durante la construcción se descubrió que J. Lloyd Haigh, encargado de proporcionar el cable para el Puente, había sustituido el elegido originalmente por otro de inferior calidad. Cuando se descubrió el trueque, era demasiado tarde para desmontar la parte ya construida, con lo cual su resistencia se redujo, según los cálculos de Roebling, a sólo cuatro veces la estrictamente necesaria.

En el momento de su inauguración, el Puente de Brooklyn era el puente colgante más largo del mundo (un 50% más largo que ninguno construido anteriormente). Además, durante muchos años las torres que lo sostienen a ambos lados fueron las estructuras más altas del hemisferio occidental. Actualmente, el puente dispone de seis carriles para vehículos (excepto camiones y autobuses, y una pasarela independiente para bicicletas y peatones. Desde los años ochenta, está iluminado por las noches para acentuar su silueta.

(más…)

Read Full Post »