Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Central Park’

Dicen que el dinero no crece en los árboles, pero un supervisor en el Parque Central de Nueva York encontró una vieja billetera dentro de un árbol muerto.

Un carterista robó la billetera de cuero azul hace 27 años. La hallaron en el hueco de un cerezo moribundo cerca del lugar donde a Ruth Bendik le robaron la suya mientras corría la Maratón de Nueva York en 1982.

Bendik, de 69 años, dijo que lo único que faltaba era un billete de 20 dólares. Las tarjetas de crédito estaban ahí, lo mismo que su credencial de estudiante de la Universidad de Columbia y otra de empleada del centro oncológico Sloan-Kettering.

El empleado dijo que encontró la billetera bajo un metro de hojas muertas. La policía reportó el hallazgo a Bendik el día siguiente.

AP.-

Read Full Post »

La sonidos latinos independientes inundarán Nueva York a partir del próximo martes en la décima edición de la Conferencia de Música Latina Alternativa, que cerrará con la presentación del dúo puertorriqueño Calle 13 y de la española Bebe.
LAMC

Con un concierto gratuito en el Central Park, la banda de hip-hop Calle 13 y la cantautora Bebe pondrán el broche final a cinco días de sonidos latinos independientes, procedentes de países como Argentina, Colombia, México, España, Brasil o Estados Unidos.

“Acontecimientos pioneros y creativos como este son los motivos por los que Nueva York continúa siendo la capital cultural del mundo”, afirmó en un comunicado el alcalde de esa ciudad, Michael Bloomberg.

Algunos de los protagonistas de la Conferencia de Música Alternativa Latina (LAMC, por sus siglas en inglés) serán la mexicana Natalia Lafourcade, los venezolanos Amigos Invisibles o los españoles Los Delinqüentes.

“Estamos orgullosos de mostrar el talento y la gran diversidad de Nueva York” a través de este festival, añadió Bloomberg.

Sonidos tan distintos como el rock, el pop, el hip-hop, el ska o la samba son algunos de los ritmos que sonarán en la ciudad de los rascacielos, con las actuaciones de 32 artistas.

Otros interpretes que aportarán su sabor latino al LAMC son Domino Saints, RH+, Los Hollywood, Bomba Estéreo, Javier García, Ella Fuksbraun o Gaby Moreno.

Además, dentro de la programación del festival se incluye una serie de conferencias, en las que se tratarán diversos aspectos del panorama musical y en las que participarán profesionales relevantes del sector.

En pasadas ediciones, artistas como Manu Chao, Julieta Venegas o Café Tacuba congregaron a cientos de personas en los parques de Manhattan, del mismo modo que lo hicieron Bebe y Aterciopelados, quienes pretenden repetir su éxito este año.

Según la organización, el festival de música latina contó en 2008 con la asistencia de más de 1.250 profesionales del sector y unas 25.000 personas disfrutaron de los conciertos.

EFE.-

Read Full Post »

La revista de viajes Concierge señala qué lugares sobrevalorados o repletos de turistas hay que evitar y entrega los mejores datos.

1. Cenar en el Times Square
Es entendible la atracción que produce entre los visitantes de Nueva York el Times Square, con sus hipnóticas luces de neón, historia y desenfrenado consumismo. Lo que no es comprensible es que alguien quiera comer ahí en cadenas de restaurantes del tipo Applebee’s, ni menos tomarse una foto con naked cowboy.

Sugerencia: A Times Square la llaman “el centro del mundo”, pero la ONU de la gastronomía está dos cuadras al este, en el famoso Hell´s Kitchen. La Novena Avenida está abarrotada de pequeños restaurantes y picadas, ideales para una rápida comida a precio razonable. Vaya al Pam Real Thai (404 W. 49 th St.) si quiere saber cómo es la verdadera comida de Bangkok o al Meskerem (468 W. 47th St.) si busca una experiencia etíope.

2. Subir al Empire State
¿Conoce esas montañas rusas donde se espera varias horas para hacer un viaje de dos minutos? Subir hasta el tope del Empire State es parecido, no espere, es exactamente como eso, y aunque la vista es espectacular, simplemente no tendrá el ánimo cuando llegue ahí tras largas y variadas filas para los ascensores y comprar el ticket de entrada. Sin agregar a lo anterior el atochamiento para descender.

Sugerencia: Tome esos US$ 20 que vale el ingreso y gástelo en un martini de manzana mientras observa la ciudad desde el piso 65 del Rockefeller Plaza número 30, donde se ubica el glamoroso bar de estilo art decó, Rainbow Room. Incluso, puede llegar hasta el mirador en el piso 70 (foto principal) y sacarles la lengua a los turistas del Empire.

3. Comer un Hot dog callejero
Tal como los taxis amarillos, devorarse un hot dog al paso en los carritos de coloridos quitasoles es, a estas alturas, un clásico de la ciudad. Okey. No toda la comida callejera es mala y en algunos países son tal vez lo más representativo del lugar. ¿Pero está seguro de querer gastar US$ 2 en un lacio pan con salchichas de dudosa procedencia, que han permanecido horas en el agua condimentadas con mostaza fosforescente?

Sugerencia: Nueva York es una de las capitales gastronómicas del mundo y aquí hasta los hot dogs tienen su lado gourmet: vaya a Dogmatic, ubicado en el lado norte de Union Square (26 E. 17 th Street) donde podrá saborear, por US$ 4,50, salchichas de vacuno, pollo, cerdo o cordero, traídas de granjas regionales y hechas a mano, dentro de pan recién amasado y condimentadas con salsas del tipo trufa-gruyére, yogurt-menta o queso-jalapeño.

4. Festejar en Meatpacking District
Esta pequeña área del Greenwich Village, junto al río Hudson, alguna vez fue un lugar de la ciudad famoso por sus decadentes bares y clubes. Ahora, el Meatpacking District hierve los fines de semana con bares, clubes y grupos de ruidosas, blondas, delgadas y tambaleantes chicas. Aunque durante el día es otra historia, con sus muy buenas tiendas de diseñadores y sus calles que atestiguan su pasado de barrio matadero.

Sugerencia: Si quiere diversión nocturna, vaya a Lower East Side. Franqueado por Chinatown, East Village y Soho, es uno de los más entretenidos barrios de la ciudad. Y para los que no temen explorar, Brooklyn se ha transformado en el lugar de moda para festejar de noche.

5. En carruaje en Central Park
Pasear al atardecer en carruaje por este famoso parque puede ser el epítome del romanticismo, pero la verdad es que a esa hora los caballos estarán cansados, el conductor será menos interesante que un talk show de Checho Hirane y avanzará todo el trayecto por avenidas congestionadas, con la imagen de otra carroza frente a la suya y el fresco olor de sus bostas.

Sugerencia: Sin duda que el mejor momento del día para conocer este icono es durante la mañana, cuando no hay mucha gente, los verdes prados están frescos y el ánimo dispuesto para salirse de las avenidas principales. Levántese temprano, vaya a la cafetería más próxima (pídalo doble), entre por la Quinta Avenida y camine hacia el centro del parque como un verdadero local.

Read Full Post »

Nueva York siempre ha sido un escenario ideal para ligar y el cine sin duda se ha ocupado de idealizarlo. La ciudad se caracteriza por ser una metrópolis de almas dinámicas, trabajadoras, creativas pero absolutamente solitarias que anhelan conectar intensamente con otras.
brooklyn love

En esta urbe vertical viven más de 8 millones de personas prácticamente escalonadas en espacios diminutos. Su mayoría son solteros cuya edad promedio gira entre los 33 y 36 años. Por eso para los jóvenes profesionistas resulta normal sentirse a gusto en cualquier lugar y sobretodo charlar con extraños porque la noche con sus bares, antros y restaurantes es de todos y para todos, y ligar mas allá de ser algo normal es parte de lo cotidiano.

En los últimos meses la actividad de ligar en la Gran Manzana se ha visto profundamente afectada por el cataclismo de Wall Street y la creciente recesión económica que ha dejado sin empleo a más de 361 mil personas, sin duda la gente tiene más tiempo pero menos dinero.

Salir cuesta caro y más para el hombre que suele invitar la cena y las copas, al menos en la primera cita. La cuenta de la noche para darnos una idea en un lugar moderado podría sumar entre cena, cócteles que cuestan unos 16 dólares cada uno y los taxis, unos $200 dólares mínimo.

Sin embargo la crisis económica no esta frenando ligar, sino todo lo contrario.

En tiempos difíciles la gente necesita sentirse querida, apoyada y anhela, conectar con otras sobretodo si han perdido sus trabajos, si han roto con sus parejas anteriores o si se están divorciando.

No sorprende que millones de personas en Estados Unidos estén usando los servicios de buscar pareja que ofrecen más de mil 500 sitios en Internet. Se reporta un incremento hasta de 70% del tráfico de encuentros virtuales en muchos de estos sitios como Perfectmatch.com, SpeedDate.com, Chemistry.com y Matchmaker.com comprado con el del año pasado.

Pero el ligue virtual no consuela del todo a las almas solitarias de Manhattan que se resisten a pasar la noche en vela pegadas a las computadoras mientras ven escaparse por la ventana la vida y su infinidad de posibilidades.

Nuevas tendencias surgen para acomodar el romance a la austeridad de los tiempos. Una de ellas es la de compartir la cuenta de la cena, las copas y el taxi. Otra es evitar comprar rosas a la salida de los restaurantes y optar por tomar el metro, el autobús o caminar.

Caminar siempre puede resultar muy romántico y la ciudad ofrece un sin fin de paseos increíbles que no cuestan nada como cruzar de la mano el Puente de Brooklyn, recorrer después el Barrio Chino, luego la Pequeña Italia, SOHO y terminar en Greenwich Village tomándose un helado en Bleeker Street.

Igualmente ahora con el buen tiempo del verano las parejas están considerando evitar los restaurantes y en cambio prefieren comprar comida en el supermercado así como una botella de vino y llevárselo a Central Park para presenciar con un brindis desde un lugar frondoso el atardecer en el parque. Las salidas a las pizzerías y al cine también son opciones que las parejas barajean para cortar gastos.

Por último aquellos que gustan, saben cocinar y cuentan con una cocina normal y funcional la mejor alternativa de la recesión sería quizás preparar en pareja una cena y brindar serenamente con la luz de las velas mientras la ciudad brilla y palpita sin que ninguno de los dos tengan que pagar y dividir cuentas ni dejar propinas.

Ahora bien, queda por verse si esta alternativa, sin duda más osada, funcionaría de preámbulo romántico o no para dos extraños que anhelan leerse y conocerse en un terreno seguro, abierto y neutral sin necesidad de lavar platos ni subir escaleras y ascensores.

El País.-

Read Full Post »

Manhattan ha inaugurado hoy un nuevo parque, el High Line, una línea de tren abandonada a nueve metros de altura que recorre el oeste de la isla, en paralelo al río Hudson. Una vía convertida en zona verde, el Central Park del siglo XXI. Una alfombra voladora sobre Chelsea, rodeada de modernos edificios de apartamentos y el último hotel inaugurado en Nueva York.

Quienes viajen a la ciudad de los rascacielos y caminen sobre el nuevo parque del High Line tendrán que darle las gracias a Joshua David y Robert Hammond, los salvadores de esa línea elevada de tren que arranca en la calle Gansevoort y llega hasta la 34, antaño utilizada como medio de transporte de los almacenes de la zona. Pues bien, a partir de hoy esa vía que funcionó entre 1934 y 1980 y que ha sobrevivido como un esqueleto inmóvil donde crecía la hierba a salvo de desmanes inmobiliarios es un parque en las alturas, el más apetecible de los proyectos urbanísticos de Manhattan. Una vía abandonada convertida en parque público que correrá por encima de las avenidas de Chelsea, con impagables vistas desde cada cruce. Tanto, que ya la han bautizado “la alfombra voladora” o “el Central Park de nuestra generación”, la imagen de una nueva Gran Manzana.
El proyecto ha llevado casi diez años de trabajo y su coste asciende a 152,3 millones de dólares (109 millones de euros). «En lugar de destrozar esta valiosa pieza de nuestra historia, la hemos reciclado para crear un innovador y estimulante parque que proporcionará más espacio al aire libre para nuestros ciudadanos y creará puestos de trabajo y beneficios económicos para nuestra ciudad», ha dicho Bloomberg.

Su longitud completa será de 2,4 kilómetros, y partirá de la calle Gansevoort, en el barrio del Meatpacking, para terminar en la calle 34, en la zona oeste de Midtown. Sin embargo, la parte inaugurada esta semana se extiende sólo hasta la calle 18, y ha requerido una inversión inicial de 86,2 millones de dólares (62 millones de euros).

Desde este parque neoyorquinos y turistas tendrán la oportunidad de observar con una perspectiva diferente algunos de los enclaves más conocidos de la Gran Manzana, desde la Estatua de la Libertad hasta el Empire State o el Hudson.

«Hace diez años, los detractores de la High Line creían que era una monstruosidad. Afortunadamente, hubo un puñado de gente que cuando la miraba veía en ella un extraordinario regalo para el futuro de nuestra ciudad. Hoy desenvolvemos ese regalo», ha afirmado Bloomberg.

En caso de excesiva afluencia de gente en los primeros meses, los responsables del parque planean crear un sistema para limitar a unos 1.700 el número de personas que se encuentren al mismo tiempo sobre la plataforma, que se cerrará en horas nocturnas.

ABC.es

Read Full Post »

Conocido así porque en el momento de su construcción, el Upper West Side se encontraba tan lejos del centro de Manhattan que los habitantes de la gran manzana lo consideraban tan lejano como el estado del mismo nombre.Se encuentra en la esquina de la calle 72 con Central Park, y fue construido por Henry Janeway Hardenbergh para el entonces dueño de Singer, la centenaria marca de máquinas de coser, en 1880.Tiene una arquitectura muy característica con escarpados tejados, balcones y balaustradas que le dan un aspecto que recuerda al Renacimiento alemán y que ha engrandecido su leyenda sin duda.

Si en un principio el edificio no gozaba de buena fama debido a que ni siquiera llegaba el suministro eléctrico, a medida que la ciudad se fue extendiendo hacia el Norte, fueron muchos los que codiciaban un apartamento en el lugar. Hoy es posiblemente el edificio más caro de la ciudad, con apartamentos valorados en millones de dólares y es conocida la singular norma que rige la comunidad de propietarios, por la que para cerrar la venta de una propiedad del edificio es necesario el consentimiento de todos los vecinos.

Su habitante más ilustre fue Jonh Lenon que fue asesinado cuando se dirigía a su domicilio en el Dakota Building, a pocos metros del portal. A pesar de la desgracia, su viuda Yoko Ono continúa viviendo aquí.

Otro hito en la historia del edificio fue que en él se rodó la película “La semilla del diablo”.

Si eres un mitómano de John Lenon, o disfrutas visitando lugares especiales, llenos de leyendas y curiosidades, el edificio Dakota es visita obligada.

Read Full Post »

Broadway y Séptima avenida se cruzan a la altura de la calle 46 en Times Square, el centro de Manhattan, ese baño de luz y rascacielos que el mítico escritor Jack Kerouac describiera como el nido en el que “despiertan las altas torres de la tierra”.La esquina -una cornucopia de tránsito, sirenas y olores de lluvia y rancios hot dogs, coronada por una gigantografía azul y blanco nupcial que promociona el musical Mamma Mía y que se enfrenta calle de por medio la chica robot del anuncio de Svedka Vodka- es la elegida por Marshall Berman para nuestro encuentro.

Berman, autor de Todo lo sólido se desvanece en el aire, uno de los libros que marcara a fuego a la crítica cultural y urbanística a principios de los ochentas, aguarda reclinado sobre un cantero desierto de flores. Comienza a llover y el hombre, vestido de pantalón aviador y la típica camisa con John Lennon frente a la Estatua de la Libertad, me saluda e inmediatamente propone recorrer la “Plaza Urbana”, este espacio que pocos días atrás la comisionada de transportes de la ciudad Janette Sadik-Khan incrustara como un marcapasos en el corazón de Times Square.

La nueva zona peatonal de más de 5.500 metros cuadrados poblada de sillas y mesitas de colores, que se sumará a los recientemente adicionados 1.500 kilómetros de bicisendas para convertir a Nueva York en una ciudad más amigable y vivible, no sólo ha generado revuelo sino una gran cantidad de preguntas. Entre ellas una que le interesa especialmente a Berman, ¿cómo será la Nueva York del futuro?

On the Town, el trabajo más reciente del autor, tiene que ver con esta evolución. En el libro, Berman construye una historia cultural de los cien años de Times Square, desde sus inicios como centro de entretenimiento hasta su más reciente transformación.

Entre una marea de transeúntes somos pocos los que bajo la escasa lluvia nos animamos a sentarnos en las reposeras provistas por la ciudad. Berman, quien parece satisfecho con el cambio, señala a una muchacha, también sentada, que a pocos metros de donde nos encontramos lee un libro bajo su paraguas.

“El alcalde más amado en Nueva York fue Fiorello La Guardia”, comienza mientras se acomoda la barba descomunal. “Fue el alcalde de la ciudad y de la gente durante los años 30 y los 40. Era parte italiano, parte judío, nacido y criado en el East Harlem. Fue el abogado de los trabajadores y de los diferentes movimientos sindicales. De hecho, se convirtió en una de las voces de la gente común de un modo nunca visto antes en la ciudad. Sin embargo, una de las cosas que hizo y de las que se enorgullecía fue convertir en ilegales a los cafés en las veredas de la ciudad. Se deshizo de cientos de cafés en las aceras pues para él estos cafés eran la encarnación de la maldad, eran decadentes. Eran la manifestación de algo ajeno a Nueva York, podían formar parte de una ciudad ociosa, con gente sin hacer nada, sin trabajar, pero no eran algo digno de esta ciudad. Él decía: “Nueva York no es París, Nueva York no es Venecia, somos una ciudad que trabaja”. Y hoy podemos ver lo ridículo de esta afirmación. Sin dudas, con todo lo bueno de La guardia, esto muestra el costado más reaccionario y provinciano de la izquierda neoyorquina”.

Enamorado de la ciudad “como concepto” Berman asegura que hace ya años que no vacaciona en una playa o en una montaña, y que prácticamente le ha dedicado la vida entera a comprender cómo estos gigantescos conglomerados de gente y tránsito nacen, llegan a su madurez y en algunos casos desaparecen.

“John Lindsay fue alcalde de la ciudad entre 1965 y 1973, y su primera acción de gobierno fue, por decisión ejecutiva, abrir de nuevo los cafés en las aceras”, recuerda. “Su segunda medida ejecutiva fue prohibir el acceso de automóviles a los parques de la ciudad. Central Park se había convertido en una especie de autopista a través de la ciudad. Y él limitó la circulación de autos, y la prohibió por completo durante los fines de semana, con el objetivo de que uno pudiese llevar a su familia al parque y divertirse, correr, andar en bicicleta. Básicamente creó el Central Park que hoy disfrutamos y que muchas veces la gente toma como dado. Nadie recuerda que pocos años atrás el parque era completamente diferente, mucho menos amigable.

(más…)

Read Full Post »