Feeds:
Entradas
Comentarios
El mirador ubicado en la cabeza de la Estatua de la Libertad en Nueva York, inaccesible desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, reabrió al público el sábado para celebrar el Día de la Independencia estadounidense.

Treinta personas por hora podían acceder a la estrecha escalera en forma de caracol que lleva hasta la corona de la estatua. Para esta primera visita, los visitantes fueron seleccionados por sorteo.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg; el gobernador del Estado, David Paterson, y la secretaria adjunta para la Seguridad Interior, Jane Holl Lute, estaban presentes en la ceremonia oficial en Liberty Island, al sur de Manhattan.

“Esta estatua representa la esperanza. Resistió a las guerras, resistió a los atentados del 11 de septiembre. Recibamos los valores de fe para un mejor porvenir que representa”, dijo Paterson.

Se llega a la corona tras subir 168 escalones cada vez más estrechos. Por cuestiones de seguridad, su acceso había sido prohibido después de los atentados contra el World Trade Center en 2001.

AFP.-

Un Transbordador (ferry) con al menos 800 personas a bordo chocó contra un muelle en circunstancias en que acoderaba en un muelle. Al menos unas 15 personas resultaron con heridas menores.

El choque del transbordador se produjo en el terminal de St. George de Staten Island y ocurrió poco después de las 7 de la noche, precisamente en la hora de mayor congestión, dado la gran cantidad de personas que regresaban a esa hora desde sus trabajos en Manhattan.

Según los primeros testimonios divulgados, el transbordador aparentemente ingresó demasiado rápido al área de acoderamiento del terminal sin que los operadores lo pudieran contener y por tanto evitar el impacto que se produjo en la parte trasera de la enorme nave.

Voceros del departamento de bomberos indicaron que entre 700 y 800 pasajeros fueron evacuados del transbordador “John J. Marchi” después del accidente.

De otra parte portavoces de la guardia costera dispusieron que se hagan las pruebas respectivas de drogas y alcohol a los miembros de la tripulación.

El mismo terminal fue escenario de un choque en el 2003 y en el que murieron 11 pasajeros, el que constituye uno de los desastres más grandes ocurridos en el sistema de transporte masivo de la ciudad de Nueva York.

Las ventas de apartamentos en Manhattan se derrumbaron más de 50 por ciento y el precio promedio bajó entre 21,4 y 24 por ciento respecto de hace un año por el impacto de la recesión, dijeron varios reportes.

El precio promedio de un apartamento en Manhattan cayó en el segundo trimestre a 1.312.920 dólares, desde 1.669.729 dólares hace un año, de acuerdo con un informe de Prudential Douglas Elliman Real Estate divulgado el jueves.

La mayor parte del declive anual ocurrió en el otoño boreal, cuando la crisis del crédito paralizó al mercado, dijo Jonathan Miller, presidente y presidente ejecutivo de Miller Samuel Real Estate Appraisers y autor del informe.

“Lo que esto nos dice es que el mercado continúa bajando pero no al ritmo que en el otoño pasado, y también que probablemente no ha terminado” el descenso, dijo Miller.

Los requisitos más estrictos para las hipotecas, el aumento del desempleo y la recesión afectaron a un mercado que por más de tres años había sido la excepción notable en el derrumbe del mercado de las casas de Estados Unidos.

Pero el mercado de Manhattan se precipitó cuando Wall Street y el resto de las industrias privadas de Nueva York empezaron a eliminar empleos.

“Tuvimos una corrección de precios tremenda y abrupta. Ahora estamos viendo un declive lento”, dijo Miller.

Si bien la perturbación se ha calmado, y el crédito se ha aflojado un poco, el desempleo en la Ciudad de Nueva York aumentó a 9 por ciento en mayo, récord desde 1997, de acuerdo con el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, augurando un mercado inmobiliario lento por bastante tiempo.

(Por Ilaina Jonas; reporte de Ilaina Jonas)

La sonidos latinos independientes inundarán Nueva York a partir del próximo martes en la décima edición de la Conferencia de Música Latina Alternativa, que cerrará con la presentación del dúo puertorriqueño Calle 13 y de la española Bebe.
LAMC

Con un concierto gratuito en el Central Park, la banda de hip-hop Calle 13 y la cantautora Bebe pondrán el broche final a cinco días de sonidos latinos independientes, procedentes de países como Argentina, Colombia, México, España, Brasil o Estados Unidos.

“Acontecimientos pioneros y creativos como este son los motivos por los que Nueva York continúa siendo la capital cultural del mundo”, afirmó en un comunicado el alcalde de esa ciudad, Michael Bloomberg.

Algunos de los protagonistas de la Conferencia de Música Alternativa Latina (LAMC, por sus siglas en inglés) serán la mexicana Natalia Lafourcade, los venezolanos Amigos Invisibles o los españoles Los Delinqüentes.

“Estamos orgullosos de mostrar el talento y la gran diversidad de Nueva York” a través de este festival, añadió Bloomberg.

Sonidos tan distintos como el rock, el pop, el hip-hop, el ska o la samba son algunos de los ritmos que sonarán en la ciudad de los rascacielos, con las actuaciones de 32 artistas.

Otros interpretes que aportarán su sabor latino al LAMC son Domino Saints, RH+, Los Hollywood, Bomba Estéreo, Javier García, Ella Fuksbraun o Gaby Moreno.

Además, dentro de la programación del festival se incluye una serie de conferencias, en las que se tratarán diversos aspectos del panorama musical y en las que participarán profesionales relevantes del sector.

En pasadas ediciones, artistas como Manu Chao, Julieta Venegas o Café Tacuba congregaron a cientos de personas en los parques de Manhattan, del mismo modo que lo hicieron Bebe y Aterciopelados, quienes pretenden repetir su éxito este año.

Según la organización, el festival de música latina contó en 2008 con la asistencia de más de 1.250 profesionales del sector y unas 25.000 personas disfrutaron de los conciertos.

EFE.-

Después de tantos días de lluvia, por fin el astro rey nos regala el inicio del verano.

Las actividades escolares y académicas han concluido y todos están listos a gozar de la temporada. Unos salen de viaje pero muchos se quedarán en la ciudad para un descanso merecido tras todo un año de trabajo.

Muchas son las opciones que nos ofrece la capital del mundo para pasarla bien como visitar museos, conocer los parques de los diferentes condados, visitar la estatua de la Libertad, aventurarse en el inmenso portaaviones Intrepid anclado en el West Side, etc etc, pero la diversión veraniega favorita, es sin duda, visitar una buena playa para disfrutar de los rayos del sol, la arena y el mar.

A continuación una guía para que disfrute de los balnearios sin ir muy lejos ni gastar mucho.

Coney Island:Dirección: Surf Ave., W. 12th St., Brooklyn. Admisión: gratis. Transporte: líneas del subway D, Q, N o F hasta la estación Coney Island Terminal-Stillwall Ave. Costo: $2. Información: (718) 372-5159 o http://www.coneyisland.com.

Jones Beach:Dirección: Autopista Wantagh, costa sur de Long Island.Admisión: $8 por día. Transporte: tren de Long Island Railroad desde la Penn Station hasta Freeport, luego tomar un autobús hasta Jones Beach. Costo: $15 ida y vuelta del tren y autobús desde Manhattan y Brooklyn, y $11 desde Jamaica, Queens. Información: (516) 785-1600; (718) 217-LIRR o nysparks.state.ny.us.

Orchard Beach:Dirección: Pelham Bay Park y ruta Orchad Beach, El Bronx.Admisión: gratis.Transporte: línea del subway 6 hasta la estación Pelham Bay, luego tomar el autobús Bx12 hasta Orchard Beach. Costo: $2.Información: (718) 885-3273 o http://www.nycgovparks.org.

Este domingo tuvo lugar el ya clásico desfile del Orgullo Gay en Nueva York. La bandera Arco Iris lució en el Village de la Gran Manzana como tantos años, sólo que esta vez con un recuerdo muy especial para aquellos que hace 40 años comenzaron la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades al margen de la opción sexual.
orgullogay

Se mostraron carteles con fotografías de víctimas de la homofobia, que fueron asesinadas durante las últimas décadas sólo por ser homosexuales. También hubo representantes de diferentes religiones mostrando su apertura de mente ante las diferentes opciones sexuales. Políticos pidiendo el voto, disfraces más o menos sugerentes, veteranos de guerra a favor de la causa gays, asiáticos, de color, latinos, profesores, abogados y ciudadanos de todo tipo y condición mostraron con libertad su opción sexual en un ambiente muy festivo sin olvidar los largos años de lucha.

El histórico teatro Apollo de la calle 125 en el barrio de Harlem en Manhattan, ha sido convertido por varios días en un multitudinario velatorio a Michael Jackson, el recién fallecido “Rey del Pop” y que desde el angosto escenario, plataforma de grande súper estrellas internacionales, deslumbró al mundo cuando aún era un niño.
apollojackson

Pero las lágrimas y los recordatorios al intérprete de “Thriller” fueron más allá de ese escenario por donde están desfilando miles de personas de todas las razas y en diferentes lugares de la ciudad como Times Square y el Museo de Maddam Tussed en la calle 42 y avenida Broadway, se apreciaron manifestaciones de dolor y hasta de asombro.

Tributos como flores, retratos, suéteres con la efigie del ídolo, velas, velones, mucha gente con radios escuchando su música, son parte de la simbología que desde Nueva York, están despidiendo a uno de los emblemas más grandes de la música universal desde hace más de 40 años.

Para la mayoría de los concurrentes, con la muerte de Jackson, terminó una era y comenzó un mito y una leyenda. El extrovertido, controversial, excéntrico, pero captador de multitudes que se cambió el color de negro a blanco y pagó por hijos probetas de cabellos rubios y ojos azules, adorado, odiado, rechazado, acusado y vilipendiado, está demostrando de punta a punta en los Estados Unidos, que su legado musical no podrá ser borrado fácilmente.

“Creo que tendrían que pasar algunos 100 años más para que nazca otro Michael Jackson”, dijo la hispana María Taveras que con flores en manos y rostro acongojado, estaba entre los concurrentes al teatro Apollo.

El reverendo Al Sharpton líder negro de la Red Nacional de Acción, recordaba a los medios el emblema que representa Jackson para los estadounidenses y el mundo y mostró una foto en la que aparece junto al también intérprete de “The Men in the Mirror” y “Bad” y en la que también aparece junto a los hermanos del occiso cuando estos acababan de formas el grupo “The Jackson Five”.

Shaprton, lo describió como un representante de la cultura popular. “Fue el rey de la cultura y no voy a permitir que su imagen sea reducida a una especie de show barato, él, fue un verdadero genio porque para crear la música que hizo, no se puede ser una artista de poca monta”, añadió el reverendo.

Las puertas del teatro, estarán abiertas entre 2:00 y 9:00 PM para permitir a sus millares de fanáticos en Nueva York acudir a un homenaje que se ha programado durante dos días. El miércoles, el espectáculo semanal de la sala “Noche de Aficionados” será dedicado al ídolo mundial y comenzará a las 7:30 de la noche con competencias imitando su voz y movimientos.

El sábado último, cientos de ramilletes de flores comenzaron a adornar los alrededores de la edificación. Cientos firmaron al pie de un monumento improvisado. Pero el homenaje, también fue aprovechado como siempre para que vendedores hicieran su “agosto” y miles de CD piratas, camisetas con la foto de Jackson, videos y otros recordatorios, eran expendidos como “pan caliente” en la acera al cruzar la calle 125 y frente al Apollo. Un dominicano, que rehusó identificarse fue visto vendiendo póster con fondo rojo, la foto de Michael y la palabra “Te recordaremos siempre Rey”.

Otro latino, Selder Nova de Queens dijo que pudo vender cinco docenas de CD y DVD con la música de Jackson. Los videos cuestan $15 y los CD $5 dólares. Claire Reese residente en Londres dijo que inmediatamente se enteró de la muerte de Jackson, reservó un vuelo a Nueva York. Dijo que tiene 206 fotos del artista fallecido y mostraba un gigante cartel en el que escribió: “Michael Jackson, el héroe de mi infancia”.

En el mismo escenario donde seré recordado en Harlem, Michael Jackson, se inclinó sobre el ataud de James Brown, otro gran ídolo negro quien fue velado allí y besando la frente del cadáver, lloró ante todos.