Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Leyendas urbanas’ Category

Conocido así porque en el momento de su construcción, el Upper West Side se encontraba tan lejos del centro de Manhattan que los habitantes de la gran manzana lo consideraban tan lejano como el estado del mismo nombre.Se encuentra en la esquina de la calle 72 con Central Park, y fue construido por Henry Janeway Hardenbergh para el entonces dueño de Singer, la centenaria marca de máquinas de coser, en 1880.Tiene una arquitectura muy característica con escarpados tejados, balcones y balaustradas que le dan un aspecto que recuerda al Renacimiento alemán y que ha engrandecido su leyenda sin duda.

Si en un principio el edificio no gozaba de buena fama debido a que ni siquiera llegaba el suministro eléctrico, a medida que la ciudad se fue extendiendo hacia el Norte, fueron muchos los que codiciaban un apartamento en el lugar. Hoy es posiblemente el edificio más caro de la ciudad, con apartamentos valorados en millones de dólares y es conocida la singular norma que rige la comunidad de propietarios, por la que para cerrar la venta de una propiedad del edificio es necesario el consentimiento de todos los vecinos.

Su habitante más ilustre fue Jonh Lenon que fue asesinado cuando se dirigía a su domicilio en el Dakota Building, a pocos metros del portal. A pesar de la desgracia, su viuda Yoko Ono continúa viviendo aquí.

Otro hito en la historia del edificio fue que en él se rodó la película “La semilla del diablo”.

Si eres un mitómano de John Lenon, o disfrutas visitando lugares especiales, llenos de leyendas y curiosidades, el edificio Dakota es visita obligada.

Read Full Post »

Entre las leyendas urbanas existen algunas que tienen su origen tiempo atrás, este es el caso de los cocodrilos de las alcantarillas, manteniéndose aún hasta nuestros días esta leyenda urbana apareció en los años 30.

Su origen es muy simple, durante un tiempo en EEUU se empezó una estúpida moda, tener como mascotas caimanes, traídos desde Florida, se cuidaban en terrarios hasta que empezaban a alcanzar un tamaño considerable, en ese momento los animales perdían su “encanto” pues constituían además de un peligro un gasto económico elevado. Ese era el momento de deshacerse de la “mascota” y que mejor manera que liberando al animal que había ganado el cariño tras tiempo al cuidado de su dueño.

La leyenda cuenta que el mejor sistema de liberar al animal era por el desagüe del inodoro. Reducidos grupos de estos caimanes conseguían sobrevivir en las alcantarillas alimentándose de ratas y desperdicios y se reprodujeron en las cloacas.
Tras varias generaciones los caimanes supervivientes mutaron y perdieron su visión así como su pigmentación, convirtiéndose en seres ciegos y albinos que reinaban las profundidades de la ciudad. La leyenda llegaba más allá pues según relatos de terceras personas algunos indigentes que bajaban a las cloacas a refugiarse del frío e incluso algún operario municipal encargado del mantenimiento de las alcantarillas habían desaparecido supuestamente devorados por estos animales.

La leyenda se caía por su propio peso pues ningún caimán o cocodrilo podría sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno de New York, además en caso de poder sobrevivir a las bajas temperaturas, la acción de las bacterias que pueblan las alcantarillas les habrían causado enfermedades que habrían acabado con los animales.

Por otra parte recordemos que la leyenda se centra en ciudades como New York, de existir realmente esos animales mutantes se habría encontrado algún ejemplar y más teniendo en cuenta que según las descripciones los cocodrilos alcazaban tamaños desproporcionados.

¿Qué hay de cierto en en esta leyenda?

Aunque la leyenda es falsa si existen casos de suelta de cocodrilos y caimanes en zonas que no pertenecen a su hábitat natural, gente desaprensiva ha liberado en ocasiones animales en pantanos, presas y lagos, lo normal es que estos animales mueran al empezar las épocas invernales pues su entorno natural suele ser en zonas más tropicales, en España por ejemplo se han dado casos en los que se han encontrado en estanques cocodrilos de mediano tamaño así como pirañas y otros peces mas “tropicales”. Esto supone no solo un grave peligro para las personas si no también para la fauna autóctona que se encuentra con un depredador para el cual no tiene sistema de defensa. En todo caso estos casos no suelen producirse y como antes explique las bajas temperaturas impiden que estas especies se asienten en habitats que no son el suyo.

Read Full Post »