Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘Brooklyn’

Univisión.- El servicio de ferry fue expandido en Manhattan y en varias localidades de Brooklyn y de Queens, brindando una nueva opción a los neoyorquinos que quieran cruzar el Río Este, anunció el alcalde de Nueva York Michael R. Bloomberg el lunes.

El ferry operará todo el año en el Pier 11, ubicado en el lado Este de la calle 34 de Manhattan. Éste también operará en Long Island City, Queens (entre Manhattan y Greenpoint) y en North y South Williamsburg y DUMBO, en Brooklyn. Durante los meses del verano, los ferries operarán hacia Brooklyn Bridge Park solamente los viernes y hacía Governors Island los viernes, sábados y domingos.

El servicio estará a disposición de los usuarios a partir del lunes 13 de junio y será gratis hasta el 24 de junio. El costo del ferry será de $4 dólares para un boleto sencillo, $12 dólares para un pase de todo el día y $140 dólares para el pase mensual. Este nuevo servicio también ofrecerá espacio para trasladar bicicletas por el precio de $1 dólar. Las máquinas para comprar boletos estarán disponibles en áreas convenientes para los usuarios y agentes autorizados también estarán disponibles para vender boletos en varias localidades de la cuidad.

El ferry estará en servicio desde las 7:00 AM hasta las 9:00 PM de lunes a viernes y desde las 9:00 AM hasta las 8:30 PM los fines de semana. Durante las horas de menos congestión, el servicio operará cada 30 minutos durante el verano y cada 60 minutos durante el invierno. Durante las horas pico, que son aproximadamente desde las 7:00 AM hasta las 9:30 AM y desde las 4:30 PM hasta 7:00 PM, los ferries operarán cada 20 minutos y los pasajeros también tendrán la opción a un servicio gratuito de autobús en la parada de la calle Este 34.

El servicio será operado por la compañía BillyBey Ferry bajo la marca de NY Waterway la cuál es la compañía de ferry más grande que opera en el país. En el momento está transporta cerca de 30,000 pasajeros diario en el puerto de Nueva York.

Read Full Post »

Nuevas normas para excursiones escolares

Un año después de la muerte por ahogamiento en una playa de Long Island de la estudiante dominicana Nicole Suriel, el Departamento de Educación decidió cambiar las normas para excursiones estudiantiles a playas y otros lugares de recreación.

En su edición del jueves, el New York Times informó que el Canciller de Educación, Dennis M. Walcott, firmó una orden ejecutiva de emergencia que incluye la modificación de las normas actuales y traza nuevas directrices para las excursiones de los estudiantes, especialmente a las playas.

Walcott ordenó la aplicación inmediata de esos cambios, con el fin de prevenir otras tragedias. “Aunque no podemos cambiar la historia, podemos tomar medidas para prevenir tragedias en el futuro”, dijo el funcionario en una carta enviada a las escuelas de la ciudad.

Las nuevas regulaciones buscan corregir las lagunas que contribuyeron a la muerte de Suriel, quien tenía 12 años de edad y fue llevada a la excursión sin la autorización previa de sus padres.

Ahora se requieren cuatro supervisores adultos en cualquier viaje de los estudiantes que implique nadar y por lo menos un salvavidas de guardia. También que los estudiantes usen chalecos salvavidas.

De igual modo, las regulaciones exigen que ningún alumno sea llevado a excursiones, antes de que sus padres den la autorización y sean debidamente informados por las escuelas.

La estudiante dominicana cursaba el sexto grado en la Escuela Columbia y se ahogó el 22 de junio del 2010, cuando fue atrapada por un oleaje.

ga/am

Read Full Post »

Después de tantos días de lluvia, por fin el astro rey nos regala el inicio del verano.

Las actividades escolares y académicas han concluido y todos están listos a gozar de la temporada. Unos salen de viaje pero muchos se quedarán en la ciudad para un descanso merecido tras todo un año de trabajo.

Muchas son las opciones que nos ofrece la capital del mundo para pasarla bien como visitar museos, conocer los parques de los diferentes condados, visitar la estatua de la Libertad, aventurarse en el inmenso portaaviones Intrepid anclado en el West Side, etc etc, pero la diversión veraniega favorita, es sin duda, visitar una buena playa para disfrutar de los rayos del sol, la arena y el mar.

A continuación una guía para que disfrute de los balnearios sin ir muy lejos ni gastar mucho.

Coney Island:Dirección: Surf Ave., W. 12th St., Brooklyn. Admisión: gratis. Transporte: líneas del subway D, Q, N o F hasta la estación Coney Island Terminal-Stillwall Ave. Costo: $2. Información: (718) 372-5159 o http://www.coneyisland.com.

Jones Beach:Dirección: Autopista Wantagh, costa sur de Long Island.Admisión: $8 por día. Transporte: tren de Long Island Railroad desde la Penn Station hasta Freeport, luego tomar un autobús hasta Jones Beach. Costo: $15 ida y vuelta del tren y autobús desde Manhattan y Brooklyn, y $11 desde Jamaica, Queens. Información: (516) 785-1600; (718) 217-LIRR o nysparks.state.ny.us.

Orchard Beach:Dirección: Pelham Bay Park y ruta Orchad Beach, El Bronx.Admisión: gratis.Transporte: línea del subway 6 hasta la estación Pelham Bay, luego tomar el autobús Bx12 hasta Orchard Beach. Costo: $2.Información: (718) 885-3273 o http://www.nycgovparks.org.

Read Full Post »

La revista de viajes Concierge señala qué lugares sobrevalorados o repletos de turistas hay que evitar y entrega los mejores datos.

1. Cenar en el Times Square
Es entendible la atracción que produce entre los visitantes de Nueva York el Times Square, con sus hipnóticas luces de neón, historia y desenfrenado consumismo. Lo que no es comprensible es que alguien quiera comer ahí en cadenas de restaurantes del tipo Applebee’s, ni menos tomarse una foto con naked cowboy.

Sugerencia: A Times Square la llaman “el centro del mundo”, pero la ONU de la gastronomía está dos cuadras al este, en el famoso Hell´s Kitchen. La Novena Avenida está abarrotada de pequeños restaurantes y picadas, ideales para una rápida comida a precio razonable. Vaya al Pam Real Thai (404 W. 49 th St.) si quiere saber cómo es la verdadera comida de Bangkok o al Meskerem (468 W. 47th St.) si busca una experiencia etíope.

2. Subir al Empire State
¿Conoce esas montañas rusas donde se espera varias horas para hacer un viaje de dos minutos? Subir hasta el tope del Empire State es parecido, no espere, es exactamente como eso, y aunque la vista es espectacular, simplemente no tendrá el ánimo cuando llegue ahí tras largas y variadas filas para los ascensores y comprar el ticket de entrada. Sin agregar a lo anterior el atochamiento para descender.

Sugerencia: Tome esos US$ 20 que vale el ingreso y gástelo en un martini de manzana mientras observa la ciudad desde el piso 65 del Rockefeller Plaza número 30, donde se ubica el glamoroso bar de estilo art decó, Rainbow Room. Incluso, puede llegar hasta el mirador en el piso 70 (foto principal) y sacarles la lengua a los turistas del Empire.

3. Comer un Hot dog callejero
Tal como los taxis amarillos, devorarse un hot dog al paso en los carritos de coloridos quitasoles es, a estas alturas, un clásico de la ciudad. Okey. No toda la comida callejera es mala y en algunos países son tal vez lo más representativo del lugar. ¿Pero está seguro de querer gastar US$ 2 en un lacio pan con salchichas de dudosa procedencia, que han permanecido horas en el agua condimentadas con mostaza fosforescente?

Sugerencia: Nueva York es una de las capitales gastronómicas del mundo y aquí hasta los hot dogs tienen su lado gourmet: vaya a Dogmatic, ubicado en el lado norte de Union Square (26 E. 17 th Street) donde podrá saborear, por US$ 4,50, salchichas de vacuno, pollo, cerdo o cordero, traídas de granjas regionales y hechas a mano, dentro de pan recién amasado y condimentadas con salsas del tipo trufa-gruyére, yogurt-menta o queso-jalapeño.

4. Festejar en Meatpacking District
Esta pequeña área del Greenwich Village, junto al río Hudson, alguna vez fue un lugar de la ciudad famoso por sus decadentes bares y clubes. Ahora, el Meatpacking District hierve los fines de semana con bares, clubes y grupos de ruidosas, blondas, delgadas y tambaleantes chicas. Aunque durante el día es otra historia, con sus muy buenas tiendas de diseñadores y sus calles que atestiguan su pasado de barrio matadero.

Sugerencia: Si quiere diversión nocturna, vaya a Lower East Side. Franqueado por Chinatown, East Village y Soho, es uno de los más entretenidos barrios de la ciudad. Y para los que no temen explorar, Brooklyn se ha transformado en el lugar de moda para festejar de noche.

5. En carruaje en Central Park
Pasear al atardecer en carruaje por este famoso parque puede ser el epítome del romanticismo, pero la verdad es que a esa hora los caballos estarán cansados, el conductor será menos interesante que un talk show de Checho Hirane y avanzará todo el trayecto por avenidas congestionadas, con la imagen de otra carroza frente a la suya y el fresco olor de sus bostas.

Sugerencia: Sin duda que el mejor momento del día para conocer este icono es durante la mañana, cuando no hay mucha gente, los verdes prados están frescos y el ánimo dispuesto para salirse de las avenidas principales. Levántese temprano, vaya a la cafetería más próxima (pídalo doble), entre por la Quinta Avenida y camine hacia el centro del parque como un verdadero local.

Read Full Post »

El empresario inmobiliario Avi Shiriki ha encontrado salida en medio de la crisis a un lujoso edificio de 67 apartamentos que no lograba vender en Brooklyn (Nueva York). Shiriki ha alquilado el inmueble durante 10 años a la entidad benéfica Development Economic Group, que a su vez ha encontrado el respaldo del alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

El Ayuntamiento se ha comprometido a pagar 65 euros por noche por cada apartamento que se pone a disposición de familias con problemas por desempleo y afectadas por la crisis.

Los nuevos inquilinos, que empezaron a llegar al edificio el 18 de mayo pasado, están encantados con el arreglo, porque dicen que nunca antes habían vivido con tanto lujo a su alrededor.

Hasta el momento son 34 familias las que han encontrado un hogar en Brooklyn. Las viviendas cuentan con encimeras de granito, electrodomésticos acabados en acero inoxidable, baños en mármol y terrazas con vistas a un parque. El de Crown Heights no es el único caso de un edificio de reciente construcción convertido parcialmente en refugio solidario. En otro complejo en Bedford Stuyvesant, sus promotores quieren destinar 58 pisos a familias sin hogar.

El alcalde Bloomberg se propuso en 2004 reducir en dos tercios y en un plazo de cinco años la población de personas sin hogar. Pero la recesión y los recortes en el presupuesto están provocando que se quede corto en el objetivo.

El País.-

Read Full Post »

Nueva York siempre ha sido un escenario ideal para ligar y el cine sin duda se ha ocupado de idealizarlo. La ciudad se caracteriza por ser una metrópolis de almas dinámicas, trabajadoras, creativas pero absolutamente solitarias que anhelan conectar intensamente con otras.
brooklyn love

En esta urbe vertical viven más de 8 millones de personas prácticamente escalonadas en espacios diminutos. Su mayoría son solteros cuya edad promedio gira entre los 33 y 36 años. Por eso para los jóvenes profesionistas resulta normal sentirse a gusto en cualquier lugar y sobretodo charlar con extraños porque la noche con sus bares, antros y restaurantes es de todos y para todos, y ligar mas allá de ser algo normal es parte de lo cotidiano.

En los últimos meses la actividad de ligar en la Gran Manzana se ha visto profundamente afectada por el cataclismo de Wall Street y la creciente recesión económica que ha dejado sin empleo a más de 361 mil personas, sin duda la gente tiene más tiempo pero menos dinero.

Salir cuesta caro y más para el hombre que suele invitar la cena y las copas, al menos en la primera cita. La cuenta de la noche para darnos una idea en un lugar moderado podría sumar entre cena, cócteles que cuestan unos 16 dólares cada uno y los taxis, unos $200 dólares mínimo.

Sin embargo la crisis económica no esta frenando ligar, sino todo lo contrario.

En tiempos difíciles la gente necesita sentirse querida, apoyada y anhela, conectar con otras sobretodo si han perdido sus trabajos, si han roto con sus parejas anteriores o si se están divorciando.

No sorprende que millones de personas en Estados Unidos estén usando los servicios de buscar pareja que ofrecen más de mil 500 sitios en Internet. Se reporta un incremento hasta de 70% del tráfico de encuentros virtuales en muchos de estos sitios como Perfectmatch.com, SpeedDate.com, Chemistry.com y Matchmaker.com comprado con el del año pasado.

Pero el ligue virtual no consuela del todo a las almas solitarias de Manhattan que se resisten a pasar la noche en vela pegadas a las computadoras mientras ven escaparse por la ventana la vida y su infinidad de posibilidades.

Nuevas tendencias surgen para acomodar el romance a la austeridad de los tiempos. Una de ellas es la de compartir la cuenta de la cena, las copas y el taxi. Otra es evitar comprar rosas a la salida de los restaurantes y optar por tomar el metro, el autobús o caminar.

Caminar siempre puede resultar muy romántico y la ciudad ofrece un sin fin de paseos increíbles que no cuestan nada como cruzar de la mano el Puente de Brooklyn, recorrer después el Barrio Chino, luego la Pequeña Italia, SOHO y terminar en Greenwich Village tomándose un helado en Bleeker Street.

Igualmente ahora con el buen tiempo del verano las parejas están considerando evitar los restaurantes y en cambio prefieren comprar comida en el supermercado así como una botella de vino y llevárselo a Central Park para presenciar con un brindis desde un lugar frondoso el atardecer en el parque. Las salidas a las pizzerías y al cine también son opciones que las parejas barajean para cortar gastos.

Por último aquellos que gustan, saben cocinar y cuentan con una cocina normal y funcional la mejor alternativa de la recesión sería quizás preparar en pareja una cena y brindar serenamente con la luz de las velas mientras la ciudad brilla y palpita sin que ninguno de los dos tengan que pagar y dividir cuentas ni dejar propinas.

Ahora bien, queda por verse si esta alternativa, sin duda más osada, funcionaría de preámbulo romántico o no para dos extraños que anhelan leerse y conocerse en un terreno seguro, abierto y neutral sin necesidad de lavar platos ni subir escaleras y ascensores.

El País.-

Read Full Post »

El Puente de Brooklyn (conocido inicialmente como “Puente de Nueva York y Brooklyn”) une los barrios de Manhattan y Brooklyn en la ciudad de Nueva York. Fue construido entre 1870 y 1883 y, en el momento de su inauguración era el puente colgante más grande del mundo (mide 1825 metros de largo, y la luz entre pilas es de 486,3 metros, record de luz hasta que en 1889 se construye el Forth Bridge, con una luz máxima de 521 m. También fue el primero suspendido mediante cables de acero. Desde entonces, se ha convertido en uno de los símbolos más reconocibles de Nueva York.

Brooklyn Bridge
El Puente fue diseñado por una firma de ingenieros propiedad de John Augustus Roebling, de Trenton (Nueva Jersey). Roebling y su firma habían construido anteriormente puentes colgantes más pequeños, como el Acueducto de Delaware en Lackawaxen (Pensilvania), el Puente Colgante de Cincinnati (Ohio) o el Puente Colgante de Waco (Texas), que sirvió como prototipo para el diseño final del Puente de Brooklyn.Durante el proceso de construcción, Roebling se fracturó gravemente un pie cuando un ferry chocó contra un muelle; pocas semanas más tarde, murió de tétanos a causa de la amputación de los dedos del pie. Su hijo, Washington Roebling, le sucedió en el cargo, pero sufrió una enfermedad causada por su trabajo en los pozos de cimentación, el síndrome de descompresión o “enfermedad de los buzos”. La esposa de Washington, Emily Warren Roebling, se convirtió en su ayudante, aprendiendo ingeniería y comunicando las instrucciones de su marido a los ayudantes sobre el terreno. Cuando el puente se abrió al público, ella fue la primera persona en cruzarlo. Su marido en cambio raras veces visitó su obra, ya que vivía en Trenton (Nueva Jersey), durante el proceso de construcción. El puente es de estilo gótico, por los arcos de medio punto en las torres; durante muchos años estas fueron las torres más altas de todo el hemisferio occidental.

Construcción y apertura

La construcción del Puente de Brooklyn comenzó el 3 de enero de 1870, y concluyó trece años más tarde, el 24 de mayo de 1883, cuando fue abierto al público. El primer día lo cruzaron un total de más de 1800 automóviles y 150.000 personas. En su construcción se gastaron 15,1 millones de dólares y murieron 27 personas. El Puente está construido con piedra caliza, granito y cemento. Su estilo arquitectónico es neogótico, con sus característicos arcos apuntados en las dos torres laterales.

Pese a que en la época en que se construyó no se realizaban pruebas de aerodinámica a los puentes (esta técnica sólo comenzó a emplearse en los años cincuenta del siglo XX), la estructura abierta del puente evitó que hubiera problemas de estabilidad debido al viento. Además, Roebling había calculado que con los soportes de cable metálico el puente era seis veces más resistente de lo estrictamente necesario, lo que explica que todavía se mantenga en pie cuando gran parte de los puentes colgantes construidos en la misma época han tenido que ser sustituidos. Por otra parte, durante la construcción se descubrió que J. Lloyd Haigh, encargado de proporcionar el cable para el Puente, había sustituido el elegido originalmente por otro de inferior calidad. Cuando se descubrió el trueque, era demasiado tarde para desmontar la parte ya construida, con lo cual su resistencia se redujo, según los cálculos de Roebling, a sólo cuatro veces la estrictamente necesaria.

En el momento de su inauguración, el Puente de Brooklyn era el puente colgante más largo del mundo (un 50% más largo que ninguno construido anteriormente). Además, durante muchos años las torres que lo sostienen a ambos lados fueron las estructuras más altas del hemisferio occidental. Actualmente, el puente dispone de seis carriles para vehículos (excepto camiones y autobuses, y una pasarela independiente para bicicletas y peatones. Desde los años ochenta, está iluminado por las noches para acentuar su silueta.

(más…)

Read Full Post »

“Se vende cementerio, 5,3 hectáreas”, dice el anuncio en Nueva York, que busca deshacerse del cementerio de Canarsie, en Brooklyn, con 3.000 lugares disponibles, una verdadera oportunidad en una plaza saturada, aunque la venta se anuncia difícil.

“Enviamos mensajes a unos cuarenta compradores potenciales, organizamos una visita la semana pasada y tenemos cuatro interesados”, explica a la AFP Mark Daly, director de comunicación de los servicios administrativos de Nueva York.

La ciudad no tiene vocación de administrar los cementerios, que en su gran mayoría pertenecen a las iglesias, sinagogas o asociaciones privadas sin fines de lucro, a menudo creadas por los propietarios de los sepulcros.

Solo tiene dos a cargo en su presupuesto, el de Canarsie, que le pertenece como consecuencia de la historia de la ciudad, y el cementerio de Hart Island (sur), donde se entierra a los detenidos y a la gente que nadie reclama.

“Queremos deshacernos de las propiedades que no corresponden a la misión municipal”, dice Mark Daly, que omite mencionar el monto esperado con la venta.

La operación es complicada por dos leyes muy exigentes, una que reserva las subastas a compradores especializados en el sector funerario, y otra que prohíbe que la administración de un cementerio sea un negocio lucrativo.

A causa de la segunda norma, una vez que se vendan todos los nichos –a precios que superan a menudo los 8.000 dólares cada uno– el propietario se ocupa de administrar los gastos de mantenimiento, pero sin ganancias.

Recorriendo tranquilo el cementerio situado en la punta sudeste de Brooklyn, rodeado de árboles centenarios, Mark Daly insiste en el carácter “no sectario” del lugar, como lo proclama un cartel a la entrada. Cruces cristianas se codean con estrellas de David y algunas lápidas rinden homenaje a soldados caídos durante la Guerra Civil.

Muchas tumbas llevan nombres italianos, de inmigrantes llegados durante la creación en 1880 de este cementerio del pueblo de Flatlands, integrado luego a Brooklyn y más tarde a Nueva York. “Que nuestros padres descansen en paz” se puede leer en italiano en una lápida de una mujer que llegó de niña a Estados Unidos y que falleció a los 76 años en 1953.

Las propuestas deben formalizarse a fines de junio y la decisión se tomará antes de fin de año tras el aval del alcalde Michael Bloomberg, los legisladores y de un juez.

Richard Moylen es un potencial comprador. Este hombre de 54 años comenzó limpiando tumbas hace 37 años y hoy es presidente del cementerio de Green-Wood, uno de los más grandes de Nueva York, con 600.000 tumbas y clasificado como monumento histórico.

“Ya intenté comprar Canarsie hace 25 años, cuando lo habían puesto en venta sin éxito por primera vez, lo habían organizado muy mal”, cuenta a la AFP Moylen.

“Ya no hay más lugar en Green-Wood, y Canarsie es interesante porque quedan 1,7 hectáreas sin explotar”. Con una capacidad para 3.000 tumbas adicionales a un precio promedio de 5.000 dólares, el cementerio no deja de ser un buen negocio.

“Hay problemas por solucionar, porque la napa freática aflora y hay leyendas de cuerpos que suben a la superficie”, relata. “Pero si lo compramos, vamos a hacer del cementerio un lugar muy atractivo”, asegura.

AFP.-

(más…)

Read Full Post »

El Jardín Botánico de Brooklyn muestra desde mañana el lado más oscuro de las plantas, gracias a una nueva exhibición cuyo protagonismo recaerá en los ejemplares más traicioneros, peligrosos e incluso mortíferos del reino vegetal.Hasta el próximo 6 de septiembre, los neoyorquinos podrán conocer de primera mano, al medio centenar de plantas que forman “Wicked Plants” (Plantas malvadas, en su traducción del inglés), una muestra que reúne en el jardín botánico a unos vegetales cuyo poder para herir, envenenar o tan solo irritar a los humanos ha hecho que se les mire con aversión.

La exhibición deja al descubierto algunas de las características más oscuras de las plantas y muestra así las amenazas de, por ejemplo, el acónito, el ricino o los conocidos como “cactus voladores”, así como las conocidas como plantas carnívoras.

El acónito, un herbáceo presente en las zonas montañosas, es un vegetal muy tóxico, cuyo veneno surte efecto con el simple contacto de la piel, por lo que se ha utilizado, durante siglos, para la caza de animales e incluso de humanos.

Las semillas del ricino son extremadamente tóxicas y pueden provocar la muerte de quien las ingiere, mientras que una peligrosa variedad de cactus (cylindropuntia fulgida) aterroriza a quien se cruza con ellos al saltar sobre la ropa o la piel descubierta, dijeron los expertos del Botánico.

La muestra, que se basa en el libro “Wicked Plants: A Book of Botanical Atrocities” (Plantas malvadas: Un libro sobre atrocidades botánicas), de Amy Stewart, también exhibe plantas de las llamadas carnívoras, como la dionea atrapamoscas (dionaea muscipula), capaz de atrapar y digerir insectos y arácnidos y que se menciona en los libros de Harry Potter, de J.K. Rowling.

Pese a que el peligro de estas plantas es evidente, el Jardín Botánico de Brooklyn quiere demostrar que algunas de ellas también tienen características beneficiosas para la salud humana.

“Queremos despojar de las características malvadas y perversas que comparten miles de plantas”, dijo Kathryn Glass, una de las vicepresidentas de la institución neoyorquina, mediante un comunicado.

Quien visite “Wicked Plants” se encontrará así con una planta del grupo de las digitales que, pese que su ingestión es nociva, se utiliza como parte de medicamentos para tratar enfermedades del corazón.

Según sus organizadores, la muestra sirve así también como una guía que ayuda a reconocer a plantas que tienen valores medicinales, a las que son peligrosas para los animales de compañía y también aquellas cuyo polen puede atacar con más fuerza a las personas alérgicas.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.